movilidad urbana eléctricos

Movilidad sostenible a nivel mundial

Movilidad sostenible a nivel mundial

El interés por la movilidad sostenible a nivel mundial se ha acrecentado en la medida que en muchas zonas del mundo se dan ejemplos de concretos de éxito en este tipo de concepto. El caso de Holanda con la bicicleta, la innovación del transporte público en la ciudad brasileña de Curitiba, los pasos agigantados en el cambio de sistemas de locomoción en Zaragoza así lo demuestran. Muchas otras urbes también se unen a este modo de pensar.

Por otra parte, ocurre que las entidades urbanas están cambiando. Se ha aceptado que el asunto de la movilidad urbana sostenible tiene una doble vertiente. Por una parte, se necesitan de nuevos modos de transporte. No obstante, sucede que la ciudad también debe alterar su fisonomía para mostrar un espacio físico adecuado para los novedosos sistemas de movilización. Esto último ha venido ocurriendo y demuestra que lo urbano es flexible y adaptable.

Sobre los cambios urbanos a nivel internacional

La recomendación acerca de apuntalar la movilidad sostenible a nivel mundial viene refrendadas por sendas estadísticas. La ONU, por ejemplo, ha dicho que al minimizar los niveles de contaminación por humo smog en las entidades urbanas se logra bajar notablemente el fenómeno del calentamiento climático.

Se ha demostrado que las ciudades actuales son, junto a las áreas industriales, las más contaminantes en lo referente a las emanaciones de dióxido de carbono. En números concretos, se afirma que las localidades urbanas aportan el 10% del CO2 que causa estragos a nivel ambiental. Además, se sabe que el origen de este problema deriva del transporte que gasta combustibles y por lo tanto es el que más contamina.

En vista de lo antes dicho, se constata la necesidad de una movilidad sostenible a nivel mundial, pues se trata de un programa global. Por eso, muchas urbes han empezado a tomar medidas al respecto y han recibido el epíteto de “Ciudades Verdes” o no “Contaminantes”.

No solo en términos de contaminación, sino también económicos

Otro dato interesante es que la movilidad con vehículos de combustión es costosa, al igual que los sistemas de subterráneos. Las personas gastan altas sumas de su presupuesto en mantenimiento del coche.

Las ciudades, a su vez desperdician grandes cantidades de metros cuadrados en áreas de estacionamiento y vías de autos. Todo este espacio podría aprovecharse para generar ámbitos de interacción o provecho comercial.

A lo anterior se suma que los habitantes urbanos (que algunos llaman los “urbanoides” o “urbanitas”) puede aprovechar sus recursos económicos en otras cosas diferentes a pagar seguros vehiculares, cancelar gastos en talleres mecánicos o comprar llantas de repuesto. A fin de cuentas, un auto se va depreciando en el tiempo y el dinero invertido en él siempre termina siendo un gasto que se diluye.

Los motivos antes dichos, apuntan a la necesidad de una movilidad sostenible a nivel mundial. Por otra parte, ya hay indicios de la misma, como indicamos a continuación.

Las nuevas perspectivas de movilidad urbana en el planeta

La búsqueda de una nueva movilidad urbana se palpa en algunos casos concretos, como los indicados al inicio de este artículo. Además, ha dejado de ser un tema académico o de índole romántica. Ya se practica, hay empresarios que apuestan por crear novedosas formas de movilidad. Se trata de algo que empieza a ganar adeptos y se instala en la mentalidad colectiva.

Para finalizar, debemos decir que la movilidad sostenible a nivel mundial no debe ser una simple moda. En realidad, debe llegar a tornarse un nuevo estilo de vida si se desea que la humanidad logre perdurar mucho más tiempo en el planeta, disfrutando de sus recursos y posibilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *